La obra consiste en la ejecución de un sendero de madera de 2.50 metros de ancho y 930 metros de largo, que cruza dos barrancos mediantes sendas pasarelas de madera. Consta, además, de cinco zonas de descanso con mobiliario urbano y marquesinas de madera, así como de un mirador y una plaza/mirador frente a la Playa de Los Abrigos.